Analisis de glucosa

Analisis de glucosa en sangre

En qué consiste

Un análisis de glucosa en sangre mide la cantidad de glucosa (el principal tipo de azúcar del cuerpo) en una muestra de sangre.

La glucosa es la principal fuente de energía del organismo. Nuestro cuerpo descompone los alimentos en glucosa y otros nutrientes, que luego se absorben en el torrente sanguíneo desde el tracto gastrointestinal. Los niveles de glucosa en la sangre aumentan después de una comida y hacen que el páncreas produzca la hormona insulina y la libere en la sangre.

La insulina funciona como una llave que abre las puertas de las células y permite la entrada de la glucosa. Sin la insulina, la glucosa no puede entrar en las células y se queda en el torrente sanguíneo. Como resultado, los niveles de azúcar en la sangre se mantienen más altos de lo normal.

Un nivel alto de azúcar en sangre (hiperglucemia) es preocupante porque, si no se trata, puede causar serios problemas de salud, tanto a corto plazo (como sed extrema, micción frecuente y fatiga) como a largo plazo (como insuficiencia de órganos y daños nerviosos). Un nivel de azúcar en sangre demasiado bajo (hipoglucemia) también puede ser un problema y provocar síntomas como sudoración, temblores y mareos.

La diabetes es la causa más común de las subidas anormales de azúcar en sangre. Las personas con diabetes no pueden producir o no pueden responder a la insulina adecuadamente. Esto significa que deben controlar cuidadosamente sus niveles de glucosa y seguir un plan de control prescrito por el médico que utiliza la dieta, los medicamentos (como las inyecciones de insulina) y el ejercicio para mantener esos niveles dentro de un rango saludable.

Por qué se hace

La prueba de glucosa en sangre se solicita para medir la cantidad de azúcar en la sangre. Puede realizarse como parte de un examen físico rutinario, para ayudar a diagnosticar la diabetes de tipo 1 o de tipo 2, o durante el embarazo para comprobar si hay diabetes gestacional (niveles altos de glucosa durante el embarazo que pueden afectar a la salud de la madre y del bebé).

En una persona con diabetes, las pruebas de glucosa frecuentes (tanto el autocontrol con un monitor casero como las pruebas en la consulta del médico) son una parte importante de cualquier plan de control adecuado.
Preparación

Su médico le indicará si es necesario realizar algún tipo de preparación especial para esta prueba. A veces es necesario que esté en ayunas (sin comer ni beber nada durante las 8 horas previas a la prueba). Esto se conoce como prueba de azúcar en sangre en ayunas. Otras veces, los médicos pueden querer comprobar los niveles en momentos específicos, como justo después de una comida.

El día del análisis, puede ser útil que lleve una camiseta o una camisa de manga corta para facilitar el acceso al técnico que va a extraer la sangre.

El procedimiento

Un profesional sanitario suele extraer la sangre de una vena o de un pinchazo en el dedo. En el caso de los bebés, la sangre puede obtenerse pinchando el talón con una pequeña aguja (lanceta). Si la sangre se extrae de una vena, se limpia la superficie de la piel con un antiséptico y se coloca una banda elástica (torniquete) alrededor de la parte superior del brazo para ejercer presión y hacer que las venas se hinchen con sangre. Se introduce una aguja en una vena (normalmente en el brazo, en la parte interior del codo o en el dorso de la mano) y se extrae la sangre, que se recoge en un vial o jeringa.

Tras el procedimiento, se retira la banda elástica. Una vez recogida la sangre, se retira la aguja y se cubre la zona con un algodón o una venda para detener la hemorragia. La recogida de sangre para esta prueba sólo dura unos minutos.

Cualquiera de los dos métodos (pinchazo en el talón o en el dedo, o extracción de la vena) de recogida de una muestra de sangre es sólo temporalmente incómodo y puede sentirse como un rápido pinchazo. Después, puede aparecer un leve hematoma, que debería desaparecer en unos días.

Obtención de los resultados

Muchos médicos, especialmente los especializados en el tratamiento de la diabetes, disponen de un equipo de análisis de sangre en su consulta y pueden analizar los resultados inmediatamente. Sin embargo, a veces el médico también puede enviar una muestra de sangre al laboratorio.
Riesgos

El análisis de glucosa en sangre se considera un procedimiento seguro. Sin embargo, al igual que ocurre con muchas pruebas médicas, pueden surgir algunos problemas con la extracción de sangre. Estos incluyen

  • Desmayo o sensación de mareo
  • Hematoma (acumulación de sangre bajo la piel que provoca un bulto o moratón)
  • Dolor asociado a los múltiples pinchazos para localizar una vena

Cómo ayudar al paciente

Hacerse un análisis de sangre es relativamente indoloro. Sin embargo, mucha gente tiene miedo a las agujas.

Pregunte al técnico cualquier duda que tenga. Intente relajarse y permanecer quieto durante el procedimiento, ya que tensar los músculos y moverse puede dificultar y hacer más dolorosa la extracción de sangre. También puede ayudar mirar hacia otro lado cuando se le inserte la aguja en la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *